loader image
boll

Una reflexión para esta extraña Semana del Libro…en cuarentena

En el Colegio Reggio, colegio de primaria privado en madrid,  los niños y niñas han celebrado de diferentes maneras el Día del Libro. Ahora, en este momento en el que estamos tan unidos por la tecnología, hay que ver la gran importancia de los libros y ellos y ellas lo saben. Cerrar el ordenador y abrir los libros. De hecho, la tarea que todos los chicos y las chicas del Colegio Reggio tienen cada día es leer. Leer por placer, no por obligación. Leer para descubrir mundos.

Ernesto Calabuig, el profesor de Filosofía, también nos recomienda una lectura para los adultos para esta Semana del Libro que estamos viviendo en cuarentena. Un libro para reflexionar en estos momentos que estamos viviendo en los que parece que estamos más cerca de lo que consideramos una vida ¿normal?

Ahora que la posibilidad de recomenzar puede parecernos tan incierta y tan irreal, una especie de horizonte difuso, estaba acórdandome del autor alemán Heinrich Böll, que, tras la Segunda Guerra Mundial, en mitad de una Alemania devastada, donde la gente entraba y salía de las ruinas, escribía: “Es war so unglaublich schwer, nach 1945 auch nur eine halbe Seite Prosa zu schreiben…” (“Era increíblemente difícil, justo después de 1945, escribir siquiera medio folio de prosa…”. Hace unos meses se reeditó un libro suyo de relatos, “Entre guerras. Relatos de los vencidos“, que contiene verdaderas joyas. Entre ellas, “Al terminar la guerra”, donde el pacifista Böll, cuenta la historia de un grupo de soldados alemanes que regresa en tren a casa (o a lo que queda de casa), escoltados por soldados aliados americanos e ingleses. Es el paisaje de la guerra perdida, de las ciudades devastadas, de la derrota, del cansancio y la vergüenza, del trapicheo miserable y las viviendas saqueadas, donde tal vez en una casa aún queda un piano o alguna pared en pie de la que pende milagrosamente un cuadro a punto de ser robado. Y, sin embargo, como ocurrirá en nuestro futuro próximo,… la vida continuó y continuará.

Ernesto Calabuig

 

¡Comparte este post si te ha gustado!

Share on facebook
Share on twitter
Share on print
Share on email

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar