loader image

LA ARQUITECTURA
DE LA ESCUELA INFANTIL

La  Escuela se estructura en diferentes áreas para poder llevar a cabo los objetivos pedagógicos. La distribución de las aulas se hace en función de varios criterios:

De la edad.
Del número de niños y niñas de cada grupo.
Del desarrollo global de cada niño y niña.
Equilibrando el número de niños y niñas, sobre todo en 2-3 años.

Cocina

Baños

Casita

Bosque

Baños

Baños

Baños

Arenero

Patio y zona psicomotricidad

Descanso

Bebés

Búho

Rampa

Ruedas

Burbuja

Despacho

Nacemos humanos pero eso no basta, tenemos también que llegar a serlo.

En la Escuela suele haber la siguiente agrupación:

Aula de Bebés.
Aula Bosque: aula de enlace con niños y niñas de 1-2 años.
Aula Burbuja: de niños y niñas de 1-2 años.
Aula Ruedas: de niños y niñas de 1-2 años.
Aula Rampa: aula de enlace con niños y niñas de 1-2/ 2-3 años.
Aula Búho: de niños y niñas de 2-3 años.
Aula Casita: de niños y niñas de 2-3 años.

Nacemos humanos pero eso no basta, tenemos también que llegar a serlo.

En las aulas de los más pequeños y pequeñas, es decir en el Aula de Bebés y de Bosque hay más homogeneidad pero, en las aulas de 1-2 y de 2-3 años se trata de que haya una mayor heterogeneidad en los grupos. Las razones que se han valorado son las siguientes:

  • Esta variedad ofrece más riqueza al grupo.
  • El desarrollo de los diferentes aspectos (psicomotor, expresividad, autonomía,…) no depende sólo de los meses que tengan los niños y las niñas.
  • El hecho de que que los niños y niñas estén en diferentes momentos de autonomía facilita ajustarse más a las necesidades individuales y grupales y entre ellos y ellas es una fuente de aprendizaje y estimulación.

El arte de enseñar es el arte de ayudar a descubrir.

La Escuela también cuenta con cocina propia donde cada día se elaboran los diferentes menús teniendo en cuenta las alergias, las diferencias culturales y el desarrollo evolutivo de los niños y niñas.

Otra parte fundamental de la estructura de la Escuela es un gran espacio interior que es el patio con su arenero donde los niños y las niñas juegan y se relacionan libremente con el acompañamiento y la mirada de sus adultos de referencia.

En este lugar es donde cada semana se llevan a cabo las sesiones de Psicomotricidad Aucouturier.